El chequeo de próstata consiste en la exploración de la próstata de manera regular antes de que aparezcan síntomas, para prevenir y detectar precozmente cualquier alteración, especialmente el cáncer , ya que en estos casos es la mejor manera de poder tratarlos con muchas más probabilidades de éxito y curación.

La edad correcta para hacerse un chequeo es a partir de los 40 años y si los resultados son negativos (no existencia de patología), no suele ser necesario repetirlos hasta pasado un año.

¿En qué consiste el chequeo de próstata?

El chequeo consiste en hacer un análisis, denominado PSA (Antígeno Prostático Específico) que en caso de dar un resultado elevado nos indica la posibilidad de la existencia de cáncer prostático aunque, en ocasiones tales como infecciones urinarias, inflamación de próstata puede elevarse.

Haber efectuado unos días antes un tacto o exploración rectal puede aumentar el PSA circunstancialmente y no ser indicativo forzoso de tumor.

Junto con el análisis y siempre tras este se procede a la palpación directa de la próstata mediante el tacto rectal. Esta exploración no debe ser dolorosa, siendo importante que el paciente se encuentre relajado, ya que en caso contrario puede producirse espasmos y contracturas del esfínter, que es la verdadera causa del dolor.

análisis de PSA

Mediante esta maniobra, se aprecia perfectamente la próstata y cualquier anomalía sospechosa, inclusive aunque sea muy pequeña. Esta exploración es fundamental por los datos que aporta.

Este estudio se complementará con una ecografía para tener la oportunidad de un conocimiento completo de las vías urinarias y riñones del paciente, y que no pasen inadvertidas otras afecciones urológicas.

Debemos tener presente que el hacerse un chequeo de próstata no significa estar enfermo. SSolo se trata de tener la precaución en conocer su estado para poder tratarlo caso necesario.

No viva pensando en ello continuamente, simplemente dedique unos minutos al año a su próstata.